Kulturpark-Plänterwald (1969) fué el único parque de atracciones de Berlín del Este. Tras la caída del muro pasó a gestión privada llamándose Spreepark cerrando su puertas en quiebra en 1999. 

En 2013 viajé en cápsula del tiempo -con apariencia de tándem- desde la orilla del Spree a través de su alambrada. Vegetación salvaje se abre paso entre sombríos árboles. Mi cámara avanza con el asombro con el que Christiane, la madre de Alex, se despide de un Lenin inerte que la sobrevuela. Atracciones aparentemente derribadas entre ecos de risas recobran vida, una vida ya atrapada en estos negativos.    

Yashica Electro 35. Kodak Tri-x 400 35mm.